Páginas vistas en total

PRÓLOGO

Mi afición por los animales me viene desde pequeño, mis padres (más bien mi madre, que se ocupaba ella de todo), siempre han tenido algún animal en casa: peces, tortugas, gusanos de seda, canarios, periquitos, un perro ( Rayo, un boxer de color canela y con manchas blancas en pecho y patas, que siempre estará en nuestro corazón y nunca olvidaremos), y Pichi, un periquito color limón, que hablaba hasta por "los codos"; con todos hemos aprendido muchos valores y nos han dejado buenos recuerdos.

Cuando era pequeño (ahora no soy mayor pero tampoco me considero joven), tenía gusanos de seda que cuidaba mi madre. Nunca hemos criado y siempre, cuando salía la mariposa y ponía los huevos, mi madre los tiraba, excepto un año, que los subió, en la caja de zapatos, a la casa vacía de mi tio, y cuando nos quisimos dar cuenta, habían miles subiendo por las paredes. Desde entonces ya no he vuelto a saber de ellos, hasta el día de hoy.

Ahora, un poco más maduro, he decidido introducirme en este mundo de la cría de los gusanos de seda. En estos momentos cuento con poca experiencia sobre ellos pero, poco a poco, y con paciencia, iremos avanzando.

....Soy farmacéutico y un día ví como unos clientes de la farmacia (por cierto, una pareja fantástica, agradable, simpática y alegre), venían paseando y salí ha hablar con ellos y les pregunté:

- ¿ Qué tal, vienen de dar un paseo?
- Venimos de coger hojas de morera para mis gusanos de seda, me respondió la señora.

Y después de estar hablando un buen rato sobre su experiencia (llevaba más de 15 años criando gusanos de seda), al finalizar me dijo que me daría unos pocos para mi hijo. He ahí, cuando se despertó mi instinto de cuidar de estos animalillos.

He decidido hacer este blog para compartir mi experiencia y por si puede ayudar a los que empiezan, ya que a mi me ayudó mucho los diferentes blogs y webs que están en internet.