Gusano de Murcia.

Gusano sobre fondo azul....

Proceso de introducir los huevos de gusano en la nevera.

Con ello, consigo "engañar" al embrión y hacerle creer que la temperatura todavía es baja para que rompa el huevo y nazca. Cuando observo que hay brotes de hojas de morera en los árboles, saco del frigorífico los huevos y éstos tardan más o menos de entre 15 a 20 días en eclosionar...

Como afecta la temperatura en los gusanos de seda.

La temperatura ambiental, y más concretamente el calor, hace mella en nuestros gusanos de seda....

Abertura artificial de un capullo de seda.

Podemos ver en su interior la crisálida....

Gusano E30.

Puesto encima de una hoja de morera....

Salida al exterior de la mariposa.

En este video podéis observar como sale la mariposa al exterior...

Páginas vistas en total

viernes, 22 de julio de 2011

Historia y leyenda del gusano de seda

El gusano de seda (Bombyx mori) originario de China, es el único insecto completamente domesticado que existe. Según la tradición china, la seda se descubrió en el año 2640 a. C., en el jardín del emperador Huang Ti.

De acuerdo con la leyenda, Huang Ti pidió a su esposa Xi Lingshi que averiguara qué estaba acabando con sus plantas de morera. La mujer descubrió que eran unos gusanos blancos que producían capullos brillantes. Al dejar caer accidentalmente un capullo en agua tibia, Xi Lingshi advirtió que podía descomponerlo en un Fino filamento y enrollar éste en un carrete. Había descubierto la seda, secreto que mantuvieron bien guardado los chinos durante los siguientes 2000 años. La ley imperial decretó que todo aquel que lo revelara sería torturado hasta morir.

La cría del gusano de seda para la obtención de las seda recibe el nombre de sericicultura. Las hojas de morera son el alimento para su corta vida y les aporta el almidón que transforman en una hebra, que puede alcanzar los 1 500 metros de longitud en cada capullo. Sin embargo, 500 metros de hebra apenas alcanzan a pesar 130 miligramos de seda; por lo que cada metro, convertido en miligramo, resulta ser sumamente caro en valor monetario y en esfuerzo.

Los gusanos de seda se crían en la primavera, cuando los huevecillos de la temporada anterior, que han sido guardados en un lugar fresco, se incuban tan pronto como brotan las hojas de las moreras.

Durante unas semanas de intensa actividad, los gusanos comen hojas continuamente llegando a aumentar su peso 10.000 veces.

Los primeros emperadores ordenaron la propagación de esta actividad y, a menudo, dictaban decretos y órdenes para proteger y recordar a la corte sus obligaciones y atenciones con la sericicultura. Durante muchos años, los chinos lograron conservar el secreto de la producción de la seda por medio de medidas sumamente drásticas, aplicaban hasta la pena de muerte a quien se atreviera a sacar de su territorio huevecillos, gusanos o mariposas de la especie.

Cuando el emperador romano Justiniano (483

565 d.C.) tuvo la idea de enviar a monjes para predicar el cristianismo por oriente, en el año 550 d.C. conocieron los procedimientos para la crianza del gusano y la producción de la seda. Los monjes introdujeron semillas de morera y huevecillos del gusano de seda en el hueco de sus bastones de bambú, logrando así burlar la vigilancia sobre esta especie y sacarla hacia su territorio. De Grecia la sericicultura se extendió a los países de Asia y África del Norte; más tarde llegó a Europa, donde Italia, Francia y España, obtuvieron excelentes resultados, y a quienes se les reconoce, hasta la fecha la finura de sus sedas.

jueves, 7 de julio de 2011

HABITÁCULO.

Los gusanos de seda son animales fáciles de cuidar, siempre y cuando les prestes un poco de atención.

He oido y leido que con una caja de zapatos y morera de vez en cuando , es suficiente; bien, puede que sí, pero cuando quieres tener un ser vivo en casa, debes hacer todo lo posible para que ese animal viva de la mejor manera y con una cierta calidad de vida. Con esto, no quiero decir que sea difícil su mantenimiento, pero si que hay que ofrecerles un tiempo para su cuidado.

Aconsejaría que la caja de zapatos, en su base, se pusiera una hoja de papel para que la higiene fuera la correcta, de esta forma el folio absorbería las excreciones y así sólo tendríamos que cambiar el folio cada 2 ó 3 días (dependiendo de su suciedad).

Es fundamental, que los gusanos NO estén hacinados, es decir, que en una misma caja hayan 300, por decir algo. Te recomiendo, que por cada caja de zapatos de un tamaño normal, hubiera no más de 25.

Yo no utilizo una misma caja para todo el ciclo de vida del gusano, sino que los voy cambiando según su desarrollo, de la siguiente forma:

- Primero los introduzco en una caja de plástico, con agujeros en la tapa claro, sino se morirían :-( , cuando son pequeños y están en las primeras etapas del ciclo, de esta manera se garantiza un grado más de humedad que a la hoja de morera y al pequeño gusano de seda les va muy bien.

                                         

- Cuando son más grandes (3ª ó 4ª muda) los cambio a una caja de zapatos, hasta que hacen el capullo de seda.


                   
- Más tarde utilizo otra caja de zapatos para colocar los capullos limpios (sin la seda que les rodea) y cuando nace la mariposa...



- Las mariposas las paso a otra caja.



       NOTA:  Puede ser un poco laborioso, pero con tener un poco de tiempo es suficiente, porque no es un trabajo que requiera mucho esfuerzo :-), y además, las cajas de zapatos son fáciles de conseguir. Como podéis observar, en las tapas de las cajas he hecho un agujero que luego he tapado con una malla; de esta manera puedo verlos sin necesidad de destapar la caja.

martes, 8 de marzo de 2011

PROCESO DE INTRODUCIR LOS HUEVOS DE GUSANO EN LA NEVERA.

Por experiencia y por vivir en una ciudad donde el clima es muy caluroso, Valencia, introduzco en el frigorífico, a mediados de Noviembre, los huevos de gusano de seda. Con ello, consigo "engañar" al embrión y hacerle creer que la temperatura todavía es baja para que rompa el huevo y nazca. Cuando observo que hay brotes de hojas de morera en los árboles, saco del frigorífico los huevos y éstos tardan más o menos de entre 15 a 20 días en eclosionar.

Ahora os voy a enseñar mediante unas fotos comentadas mi manera de proceder:

1º.- Introduzco los huevos de gusano en sobres de papel de cocina, que he preparado con antelación. Este papel es ideal porque es transpirable y permeable, con ello consigo que el huevo pueda respirar y no tenga tanta humedad cuando los introduzca en el frigorífico.




 
 

 


2º.- Luego artesanalmente me he fabricado una fiambrera con un sistema de pisos hechos con alambre para colocar los sobres en su interior uno encima del otro sin que éstos se toquen y pueda pasar el aire entre ellos. La fiambrera la he agujereado para que tenga ventilación y no se produzca en su interior condensación ni humedad.

 
 

 
 

 

Normalmente, en la nevera hay más frio y más humedad que en el exterior; es por eso que utilizo el papel de cocina y la fiambrera; de esta forma los huevos de gusano, a parte de estar protegidos de la humedad, también lo están de golpes o de posibles aplastamientos, así evitamos que no se aplasten con algún ir y venir al frigorífico.

La fiambrera la pongo en la puerta de la nevera donde se colocan los huevos de gallina o el la parte alta que es donde menos frio hace.

También podéis coger una caja de cartón pequeña en lugar de la fiambrera, cada uno que utilice sus truquillos, lo importante es protegerlos de cualquier aplastamiento.

ABERTURA ARTIFICIAL DE ALGUNOS CAPULLOS DE SEDA.

Estas fotos que os enseño a continuación, corresponden a capullos de seda que se abrieron artificialmente, es decir, he tenido que ser yo mismo el que los abriera porque, inexplicablemente, seguían cerrados.

Tuve que abrirlos porque como todos los gusanos se pusieron a la vez a hacer el capullo de seda, me sorprendía el hecho de que no se abrieran y saliera la mariposa.

Utilicé un cúter y con mucho cuidado pude abrir los capullos y mi sorpresa fué la siguiente:

- Crisálida negra:

 
 




- Mariposa fuera de la crisalida que estaba muerta:

 
 

 

- Crisálida marrón oscura viva, pero al día siguiente murió.

- Gusano de color negro, como si estuviera podrido.

De estos dos últimos casos no tengo fotos.

La única respuesta que encuentro a la "no abertura natural" de los capullos de seda, es el exceso de temperatura, estos dias de Mayo, ha hecho un calor horrible, y seguro que es debido a eso.

lunes, 7 de marzo de 2011

COMO AFECTA LA TEMPERATURA EN LOS GUSANOS DE SEDA.

La temperatura ambiental, y más concretamente el calor, hace mella en nuestros gusanos de seda.

El calor es un fiel enemigo para los gusanos de seda, éste puede llegar a:

- los gusanos no lleguen a terminar su fase de crisálida.

- algunos no llegan a formar el capullo.

- otros pueden terminar muriendo.

FORMA CORRECTA DE ARRANCAR LAS HOJAS DE LAS MORERAS.

Una forma correcta de coger las hojas de morera, sería mediante un pequeño pellizco en el tallo. Os muestro algunas imagenes de como lo hago yo:



 



De esta manera conseguimos que la morera se dañe lo menos posible y así al año que viene podremos continuar cogiéndolas, además hay que tener en cuenta que:

- No deberíamos "pelar" una rama entera sino que tendríamos que coger, a ser posible, hojas alternas.

- De ninguna manera, debemos arrancar ramas enteras con hojas, sería un grave error.

- Otra cosa que tampoco es conveniente que hagamos, es coger las hojas desde el nacimiento, porque de ahí nacerá otra rama que nos dará más hojas al año que viene.

Debemos ser respetuosos con la naturaleza, porque ella es sabia. Porque en nuestro caso, si no respetamos los árboles de morera arrancando sin miramientos ramas y hojas, puede (que será) que al año siguiente o quizá al otro, ese árbol, que antes nos servía de alimento para nuestros gusanos de seda, un día no tenga hojas.

Es por esto, que debemos coger las hojas de la mejor manera posible, dañando minimamente la morera.

CONSERVACIÓN DE LAS HOJAS DE MORERA.

A ser posible, cuando recojamos las hojas de morera, antes de acondicionarlas como ahora os explicaré, dejaremos, a parte, suficientes para dárselas a nuestros gusanos, ya que estarán recién cogidas (y esta hoja recién cogida, es un manjar para los gusanos, porque está tersa y no ha perdido su frescura).

Por lo tanto, una vez que hemos recogido las hojas de morera, tenemos que prepararlas lo mejor que podamos para que ésta aguante lo máximo posible, manteniendo sus propiedades.

Lo que no se debe hacer es poner las hojas en una bolsa de plástico cerrada porque no respiran y se produce condensación y termina por pudrir las hojas, si nuestro objetivo es dárselas en el mismo día no ocurre nada por conservarlas así, pero no es lo aconsejable.

Algunos amigos utilizan un trapo húmedo para cubrir y envolver con él las hojas de morera, yo tampoco lo utilizo para conservar las hojas.

A mí, lo que mejor resultado me ha dado, a parte de lo práctico y lo comodo que és,  es envolver las hojas de morera en papel de periódico y luego introducirlas en la nevera, de esta manera me aguantan las hojas aproximadamente de 5 a 6 días y la verdad, no están como el primer día pero se las ve que están bastante bien.

Este es el procedimiento que sigo:

- Primero doblo el papel de periódico en cuatro partes iguales y luego por la mitad, después lo desdoblo...




 y voy colocando las hojas de morera en filas...




 y cuando tengo las filas (no pongo muchas hojas en una misma fila), voy doblando el papel de periódico...


 

 



... una vez que tengo todas las hojas envueltas en el papel de periódico, lo que hago es doblarlo por la mitad...




Este último paso lo hago para que me quepa en el cajón del frigorífico que le he requisado a mi mujer :-).            


Nota: Si os habéis dado cuenta en las fotos, las hojas de morera las coloco de tal manera que dejo un hueco 
en el medio para así poder luego doblar el papel por la mitad. Normalmente hago como 4 ó 5  bloques y voy sacando las hojas del frigorífico según la necesidad.                                                                                                                                                 

ALIMENTACIÓN.

La hoja de morera, es el alimento básico y único de los gusanos de seda. La hoja, dentro de lo posible, debe darse a los gusanos recién cortada o lo más fresca posible, también es verdad, que si no dispones de un árbol de morera cercano a tu domicilio, puedes llenar una bolsa y luego con periódico (si quieres ver como lo hago yo pincha aquí
) conservar las hojas en la nevera, con este método te aguantarán 5 ó 6 días.

Hay que tener en cuenta, que para los gusanos recien nacidos es conveniente que la hoja de morera sea lo más tierna posible, porque sus mandíbulas son todavía débiles, más adelante se van fortaleciendo.

Por experiencia no hace falta lavarlas, salvo que estuvieran muy sucias (contaminación atmosférica, lluvia con barro,...).

En la medida de lo posible hay que evitar arrancar las hojas de "cuajo", es decir, llevarse las hojas con rama incluida. La mejor manera de recogerlas es cortarlas por el tallo con un pellizco con las uñas, de esta manera evitamos el deterioro y posterior ausencia de hojas en el árbol de morera.




De la misma manera, evitaremos dejar sin hojas una rama entera, y trataremos de no coger las hojas del extremo, para de esta forma dejar que el árbol se recupere.